¿Qué es la angustia o pánico?

¿A qué nos referimos cuando hablamos de angustia o pánico? Probablemente si estás leyendo esto es porque has experimentado alguno de estos síntomas: Taquicardia, rigidez muscular, mareos, sudoración excesiva, dificultad para respirar… o quizá un ataque de pánico, que es el punto máximo de todos estos síntomas, y suele ir acompañado de miedo a morir o a volverse loco/a. Esto es la respuesta del cuerpo a una situación que nuestra mente entiende como peligrosa. La ansiedad en sí no es algo malo, pues es la respuesta del organismo a situaciones que interpreta como amenazas. Nos sirve para entrar en un estado de una cierta alerta y hacer frente a los peligros. Sin embargo, una ansiedad muy elevada acaba por provocar efectos en el cuerpo y entonces ya estamos hablando de angustia o pánico. Los ataques de pánico son la expresión máxima de la angustia, en la que al desencadenante original, se le suma el propio miedo que dan los desagradables síntomas que se dan en mi cuerpo, siendo como el pez que se muerde la cola. Los ataques no suelen durar mucho, pero quien los ha vivido sabe lo desagradables que son.

¿Qué sucede? Imaginemos a uno de nuestros antepasados caminado por la selva y que de repente se topa con un tigre hambriento: Esa visión por si sola le indica al cerebro que está en grave peligro, y el cuerpo reacciona para ponerse a la fuga. El corazón late más rápido para enviar más sangre a los músculos de forma que estos puedan desarrollar más energía y correr más rápido, se respira a un ritmo mayor para proveer el cuerpo de más oxígeno (hiperventilación), los sentidos se vuelven más agudos para reaccionar más rápido. Todo el cuerpo se pone en un modo excepcional de supervivencia. En este caso, el organismo se prepara para una huida extrema, ya que su supervivencia depende precisamente de poner todos sus recursos al servicio de esta huida en un periodo muy corto de tiempo.

¿Qué nos ocurre en el siglo XXI? No hay tigres ni leones merodeando por las calles de la ciudad, pero sí otros peligros. No se trata en la mayoría de situaciones de peligros para nuestra integridad física, pero si peligros para nuestro ser emocional/psicológico:  No ser aceptado en una entrevista de trabajo, ser abandonado por una pareja, no poder pagar las facturas, quedar en evidencia delante de otras personas, etcétera. Para la mente, son “tigres” de todos modos, ya que sentirme un fracasado o encontrarme con el hecho de que mi pareja ya no quiere estar conmigo son situaciones que puedo vivir como muy estresantes. Y en momentos puede hacer que el cuerpo se comporte igual que si emprendiéramos una huida desesperada aunque no lo hagamos, y eso es la angustia o el pánico. En el caso de la agorafobia, por ejemplo, el propio ataque de pánico es un tigre para mí, ya que mi miedo es que el ataque se produzca en una situación en la que no cuente con ayuda o apoyo de alguien conocido, miedo que paradójicamente puede por si mismo provocar la ansiedad que lleva a que se desencadene el ataque.

Es importante que, si eres una persona propensa a la angustia o incluso a los ataques de pánico, aprendas que no son peligrosos para tu salud ni corres peligro de morir o enloquecer, sinó que simplemente son desagradables. Esta misma conciencia ya es un freno para que no se desarrollen demasiado, por lo que indicaba antes de no alimentar la ansiedad. Y además, hay formas de pararlos como controlar la respiración, haciendo que vuelva a ser pausada y amplia, respirando con el diafragma y evitando la respiración superficial característica de la hiperventilación. Y después será crucial identificar mis “tigres” psicológicos para poder hacer frente a mis miedos y reducir mi nivel de ansiedad respecto a la vida.

Si necesitas acompañamiento para superar tu ansiedad o tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto conmigo:

También puedes venir a mis charlas presenciales sobre la ansiedad. Haz click aquí para saber más:

Charlas sobre la ansiedad

1 comentario en “¿Qué es la angustia o pánico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *